Teatro Unione de Dolores, uno de los más antiguo en funcionamiento

 

El Teatro Municipal Unione de Dolores es uno de los productos de las corrientes inmigratorias que modificaron la fisonomía del país a fines del siglo XIX. El origen del edificio está en la sede de la Sociedad Unione Italiana de Socorros Mutuos, que se inauguró en 1877.

En ella había un salón, pero pronto se sintió la necesidad de transformarlo en una sala teatral. Realizadas las reparaciones, en 1881 se dio la primera función, en la que participaron Dardo Rocha y Adolfo González Chávez, entonces recién electos gobernador y vice de la provincia de Buenos Aires, en su primera aparición pública luego de los comicios. Según narra el historiador dolorense Ramón Avanza, “conciertos, conferencias y reuniones danzantes le otorgan (al teatro) un lugar de privilegio en aquella refinada sociedad finisecular”.

Hacia 1890, se amplió el escenario y se construyó el vestíbulo. Pero la sala fue prácticamente construida a nuevo, ampliada y refaccionada veinte años después. En 1914 se inauguró la sala de estilo renacentista. La función inaugural, realizada el 13 de junio, estuvo a cargo de la compañía lírica italiana dirigida por el maestro Antonio Galeani, que interpretó Rigoletto de Verdi. A mediados del Siglo XX el teatro sufrió varios períodos de decadencia.

En la década del 40 se transformó en un cine, lo que implicó que se modificara la fachada decimonónica y adquiriese las características que se aprecian hoy en su frente. Según Avanza, en el interior se cambiaron las arañas por tubos fluorescentes y se buscó una modernización que aceleró el deterioro de la sala, que finalmente cerró sus puertas. Pero en 1969 la municipalidad de Dolores se hizo cargo del deteriorado edificio y encaró su refacción.

En 1971 se habilitó finalmente como Teatro Municipal Unione: se había recuperado el estilo inicial. Y desde aquel momento, es uno de los mayores orgullos de la ciudad de Dolores. El Unione fue refaccionado gracias a un subsidio del Instituto Cultural bonaerense. Reabrió sus puertas en septiembre. El piso de la platea era movible, es decir que por un mecanismo se nivelaba el declive lógico de una sala teatral para poder disponerla a otros fines.

De una nota de Gabriela Urrutibehety, periodista y escritora dolorense, surgen los datos que anteceden y a ellos apelamos por cuanto recientemente se ha originado una amable disputa entre dolorenses e historiadores de Goya, Corrientes, acerca de la antigüedad de sus respectivos teatros, disputándose concretamente el orgullo de contar con el más antiguo del país, en funcionamiento. Vale en tal sentido apuntar que probablemente nuestros vecinos lleven la de perder, si se considera que el coliseo correntino sigue estando en el mismo edificio del origen y sin interrupción en su funcionamiento desde el 1877.

Por otra parte, fue declarado hace unos cinco años Monumento Histórico Nacional por el Congreso de la Nación, quienes demostraron que es el más antiguo del país y que continúa funcionando en sus instalaciones. No obstante ello, son legítimos los motivos del orgullo dolorense a cuyo Teatro en todo caso, nadie podría discutir su condición en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

 
 

Comentar Nota:

 

0 Comentarios

Podés ser el primero en comentar.

 
 

Comentar